Naturopatía, “Medicina Natural”.

NATUROPATÍA, “MEDICINA NATURAL”

NaturopatíaEn la antigua Grecia, Hipócrates (Kos, 460 a.c) conocido como el “Padre de la Medicina” dijo una vez: “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”.

Él pensaba que  el médico no curaba las enfermedades, que su papel debía ser el de intérprete y servidor de la naturaleza ya que la Vis Natura Medicatrix es la fuerza biológica de la naturaleza, que tiende espontáneamente a la curación. El organismo posee una energía o fuerza vital, que le proporciona la capacidad natural de autorregulación y autocuración. Por lo tanto, la medicina tan sólo acompaña a su curación, por sí sola no soluciona el problema.

A continuación, veremos que la Naturopatía pone en práctica los trabajos de Hipócrates, que han sobrevivido a través de los siglos.

¿Qué es la Naturopatía?

La Naturopatía significa “curación natural”. Es la respuesta moderna a una necesidad profunda del ser humano, un cambio de actitud hacia la comprensión integral de la salud y de la enfermedad, y un cambio en los tratamientos para hacerlos más eficaces y menos nocivos.

Todo esto se traduce en una filosofía de vida, respecto a la manera de vivir. Teniendo en cuenta los trabajos de Hipócrates, que el propio cuerpo posee un poder innato que le permite curarse a sí mismo, la persona se hace consciente de su propia responsabilidad frente  a su salud.

Podemos pasar de un estado de salud (equilibrio) a enfermedad (desequilibrio) debido a factores como una dieta inadecuada, falta de sueño, ejercicio, tensiones físicas o emocionales, contaminación ambiental, o negativismo mental, ya que éstas producen toxinas que influyen negativamente en la autocuración y la defensa frente a las agresiones exteriores, como virus y  bacterias.

Como habéis observado hemos hablado no tan sólo de factores físicos sino también emocionales ya que en la Naturopatía se considera la interconexión entre la mente y el cuerpo, como causa de numerosos conflictos y origen de enfermedades.

Teniendo en cuenta su complejidad, su objetivo es eliminar las causas de la enfermedad ofreciendo a cada individuo un régimen individual de tratamiento.

Si hablamos de tipos de enfermedades que se pueden tratar con la Naturopatía, se puede decir que casi todas. Desde las más corrientes (alergias, problemas digestivos, respiratorios, nerviosos), hasta las más complicadas (hepatitis, mononucleosis, cáncer).

Para ello se utiliza la fuerza curativa de la naturaleza, empleando fuentes naturales (alimentos, agua, plantas) así como diferentes modalidades terapéuticas (homeopatía, acupuntura, masaje terapéutico).

La Naturopatía se basa principalmente en la experiencia práctica, por lo que no siempre es posible explicar cómo funciona con precisión. Incluso en ocasiones es posible que se encuentre una explicación científica, pero sería un error despreciarla porque todavía no se han encontrado sus fundamentos.

Naturopatía y Medicina Convencional

La principal diferencia entre la Naturopatía y la Medicina Convencional, es que la primera busca la causa que provoca la enfermedad y actúa sobre ésta, para que el cuerpo se autorregenere, mientras que la Medicina Convencional, busca el alivio sintomático.

Es decir, la Medicina Convencional a diferencia de la Naturopatía, no corrige los posibles hábitos erróneos que estén provocando esa enfermedad, sino que tan sólo hacen desaparecer los síntomas. No van a la raíz del problema.

En cuanto a los tratamientos que utilizan, la Naturopatía tiene como base una buena alimentación, y se apoya en una serie de elementos que nos ofrece la naturaleza, con muy pocos efectos secundarios (plantas, agua, sol, aire).

La Medicina Convencional en cambio, y a pesar de los efectos secundarios de sus tratamientos y de técnicas invasivas como la cirugía, tiene utilidad en determinados casos (urgencias, accidentes, intervenciones quirúrgicas imprescindibles), ya que las llamadas “medicinas alternativas”, ni son tan rápidas en actuar, ni tienen respuesta para todo.

En resumen, ambas han de trabajar conjuntamente, para conseguir los mejores resultados.  La “Medicina Natural” no es una alternativa a la Medicina Convencional o alopática, sino que es complementaria, en el sentido de poder potenciar los mecanismos de defensa. Es decir, medicina sólo hay una. No se trata de elegir entre una  o la otra, sino que se trata de buscar el punto de unión entre ambas, la colaboración en lugar de la exclusión.

El ABC de la  Naturopatía

  • Actúa en el sentido de la Naturaleza.
  • Alivio de las zonas sobrecargadas de toxinas.
  • Evita la supresión, ya que en ocasiones los síntomas son avisos de que algo no funciona correctamente.
  • Se busca la causa , y no sólo los síntomas.
  • Las diferentes técnicas de desintoxicación corporales tratan de reforzar la función de los órganos eliminadores (riñones, piel, hígado-intestino), pulmón.
  • Se trata de abastecer al organismo de los medios adecuados par que este pueda activar  correctamente sus defensas.
  • Utiliza remedios poco agresivos , generalmente provinentes de sustancias naturales.
  • Se adapta a la naturaleza humana, respetando su ritmo corporal.

La figura del Naturópata

Un Naturópata es un profesional formado en métodos naturales y holísticos de la salud, que ayuda a las personas sanas a evitar la enfermedad y a los enfermos  a recuperar su salud para que disfruten de una vida normalmente activa.

Para ello analiza el estado de la persona y el origen de su enfermedad, aconsejándole los cambios pertinentes en su modo de vida o en sus cuidados personales, para que pueda recuperar la salud.

Así consigue reforzar las defensas orgánicas y restablecer el fluido vital equilibrándolo tanto física como psíquicamente.

El Naturópata actúa como consejero de salud viendo a la persona en su globalidad (físico, psíquico, ambiental). Es decir, no se puede comprender al individuo aislado del contexto.

Podrá tratar desde problemas psíquicos (depresiones, ansiedad, insomnio), hasta mejorar tratamientos que se estén llevando a cabo  en enfermedades degenerativas tales como el cáncer, SIDA y diabetes (si se encuentra en una fase donde aún el organismo es capaz de reaccionar).

En estos casos, es evidente, que el Naturópata no puede actuar solo, sino que debe hacerlo en colaboración con el médico convencional, procurando potenciar los efectos del tratamiento, reforzando el terreno y mejorando el estado general del paciente.

Para esto, el Naturópata utiliza varias técnicas naturales (desintoxicación, revitalización, relajación, ayuno), es decir, un tratamiento holístico que abarque el cuerpo entero y no sólo una parte del mismo.

Los Naturópatas mantienen que rara vez, las infecciones se producen en un cuerpo bien cuidado y, si la enfermedad ocurre, se debe dejar que manifieste los síntomas antes que reprimirlos y así permitir que el cuerpo se defienda y recupere la salud.

También se da gran importancia al buen funcionamiento intestinal, la ingestión de alimentos completos y una severa restricción de grasas, alcohol, sales y azúcar.

En resumen, y en mi caso, un Naturópata puede tener como base en sus tratamientos una dieta equilibrada,  añadir la práctica del ejercicio físico, aconsejar la fitoterapia y/o la suplementación (vitaminas, minerales, etc.) y todo esto complementado con masajes terapéuticos, para la parte más física, o terapias florales para la parte más energética.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Marta Alcaraz Rodríguez

Naturópata y Autora del blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s